Momentos culinarios

 

Decisiones de vida o muerte

Hay una sensación que por más que ensayo e intento controlar no consigo evitar que mi cuerpo se bloquee y empiece a hiperventilar. Sobre qué situación me lleva a esos extremos os diré que no es otra, que la de cuando estoy con amigos y llega el fatídico momento de pedir en un bar, restaurante o chiringuito. Por más que intento centrarme en la carta y en lo que pone, y prestar SOBRE TODO mucha atención a lo que van a pedir el resto de comensales,  NO me digáis por qué, pero por más que voy mentalmente haciéndome un planing de tiempos y me digo a mí misma: “ánimo que esta vez no te va a pasar. No vas a dudar y además para tu sorpresa con esta elección no vas a fallar…” – ¡¡¡ ilusa de mí !!! –, me empiezan a entrar unos sudores fríos por la espalda cuando veo que se me acerca el camarero con mirada desafiante y libreta en mano y yo (para variar y por mucho que os sorprenda) soy incapaz de articular palabra.  (Abro melón: los que me conocéis ya os podréis imaginar que para que se de esta situación algo memorable, fangoso o extraordinario tiene que estar sucediendo. Cierro melón).

Es que no logro entender la razón de mi bloqueo, porque os prometo que me paso los minutos anteriores escuchando, muy a mi pesar, lo que ha pedido la persona que tengo a mi izquierda, la de mi derecha e incluso la que está sentada en la mesa de en frente.

Momento de indecisión
Momento de indecisión en el que no sabes si pedir zumo de piña o de tomate, si es mejor una ración de rabas o bacalao al pil pil. ¡ Señor dame fuerza y poder de decisión para saber qué elegir !

 

Es en ese preciso instante cuando la maquinaria de pensar se pone en funcionamiento. Empiezo con un si… ¿carne o pescado?, ¿si compartimos algún entrante o no?, ¿si voy a querer vino tinto o vino blanco? (los entendidos ya sabéis que ésto debería ir en consonancia con el tipo de plato, pero ya os digo yo que en ese momento soy capaz de beberme hasta el agua de los floreros por poco que peguen con tal de quitarme el marrón de encima). Y por supuesto e independientemente de cómo vayan las elecciones, no puede faltar la decisión de qué postre pediré. Porque no sé vosotros, pero yo tengo la manía – que a mi parecer creo que es una deliciosa costumbre -, de mirar primero los postres, antes incluso que todo lo demás. Éso y saber dónde está el baño son condiciones indispensables para sentirme más feliz que una codorniz.

Felicidad extrema
Sensación que recorre mi cuerpo cuando tengo elegido el menú y localizado el WC

Llamadme bicho raro, pero como MeSúperEncanta sentirme bien en todo momento, tener localizado el WC me produce una sensación de paz y auto confianza que os diré, está casi al mismo nivel que esos días en los que te levantas con el guapo subido y lo sabes tú, el de la frutería del barrio de tu mejor amiga y la maquinista del metro, – que cuando te ha visto llegar al andén para coger el metro, ves como te hace la ola porque te ha fichado la falda nueva que llevas puesta y sabes te sienta de maravilla -.

Volviendo al tema que nos trae entre manos, os confieso que durante esos minutos que para mí se me hacen eternos y para mis acompañantes no os quiero ni contar, mis neuronas intentan tirar de “nevera / frigorífico” con platos similares, sabores reconocibles y un sinfin de ideas gastronómicas vistas en programas de cocina tipo Master Chef, pero

Intentando tranquilizarme
Intentando auto controlarme con mi doble personalidad para centrarme en el momento que viene camarero con libreta en mano y salir victoriosa

por más que intento ir rápida y procesar, ya os digo yo, que día sí y día también, y a pesar de poner las mejores de las intenciones, en plan céntrate, serénate, y estate a lo que tienes que estar, me pilla el toro y al final termino siempre pidiendo algo que por lo general no me va a gustar. Es que incluso sabiendo que quiero otra cosa, decido lo primero que va en orden alfabético porque el ansia viva y las dudas me consumen a la misma velocidad que los cirios encendidos en las procesiones de Semana Santa.

llegar importante conclusión respecto a los amigos
Mi postura de pensar. No frunzo mucho el ceño pero por el tema de las arrugas

 

Por todo ello y como reflexión, sólo se me ocurre deciros que sobre el dicho de que deberíamos tener siempre tres amigos en nuestra vida, uno que camine delante de nosotros, al que admirar y seguir; otro que vaya a nuestro lado, que nos acompañe en cada paso de nuestro viaje, y otro (y está visto indispensable en mi caso) al que le podamos plantear estas dudas existenciales y nos consiga despejar el camino cada vez que tenemos un evento de estas características.

 

Celebraciones de unos y de otros

Recientemente y en tierras españolas ha sido el Día de la Madre.

Mis felicitaciones a todas y cada una de las mamis ( la felicitación por supuesto también va para LaReinaMadre porque entre otras cosas, si no es por ella, este post no existiría y no estaríamos compartiendo este momento juntos. Y perdonadme pero sólo de pensarlo os diré que me está entrando un bajonazo de consideración).

El caso es que estuve reflexionando sobre ello y sobre ese amplio grupo de personas (en las que por supuesto me incluyo), que NO tenemos un día especial. Y creo sinceramente que el motivo no es otro que el hecho de que ningún gran almacén ha decidido comercializarlo AÚN y ponerlo como fecha especial en el calendario.

¡ Ay dichosos de vosotros qué equivocados que estáis !

Día de las Personas
Día de las PERSONAS

Algún día, y no muy tarde, verán mis ojos como nos levantaremos en masa y seremos felicitados todos y cada uno de nosotros sin importar si eres madre, padre, esposa, marido, tío o prima, si estudias o si trabajas.

Como apuntó el otro día LaChicaDeT, y con la que no puedo estar más de acuerdo, debería haber EL DÍA DE LAS PERSONAS. Ese día seguro recibiré mis felicitaciones como ser de dos brazos y dos piernas que soy.

 

Mirad a vuestro alrededor y observad… estoy segura que llegaréis a nuestra misma conclusión

 

Hoy para terminar este post y relacionado con lo que os comentaba del día especial de las personas, os recomiendo una peli que he visto recientemente, Campeones de Javier Fresser. Os he de decir que me ha gustado bastante y que me eché más de una carcajada.

Emoticono sonrisa      Campeones de Javier Fresser.

Por si aún no habéis visto el tráiler aquí tenéis oportunidad de poder verlo.

 

¡ Hasta la próxima !

 

8 comentarios sobre “Momentos culinarios

Agrega el tuyo

    1. Pues nada… nos ponemos manos a la obra y verás tú como conseguimos que celebremos ese día como Dios manda. Ya viste ayer que cumplo con creces todas y cada una de las condiciones. Bueno tú, yo ,la otra, el de más acá, el de más allá… vamos vamos

      Me gusta

    1. Cómo me alegro que te guste ;-). Si es que lo de la indecisión nos pasa más de lo que nos creemos, y bueno qué te voy a decir yo que MeSúperEncanta que no sólo me pase a mí, porque claro qué presión que me entra el saber que soy la única indecisa del mundo sentada en una mesa. :-O ¡ Bravo ! Love darling!!!

      Me gusta

  1. Te falta un momento…, ese momento en el que ya has elegido después de mucho rato y ves q podias haber elegido lo de tu compañero de al lado, y dices bueno el próximo dia, pero llega el próximo dia y la vuelves a preparar, jajjajaja.
    Conclusión todas estas pequeñas cosas son las que nos hacen diferentes del resto y cuando las recuerdas te das cuenta lo especial de cada persona.

    Le gusta a 1 persona

  2. Bueno y tanto a mí eso me pasa mucho en las rebajas no sé que comprarme lo veo todo tan tan bonito o tan feo no sé por qué decidirme bueno y lo peor de todo es cuando ves a tus amigas que han ido también de rebajas y vienen cargadas de bolsas y tú todavía parado en el primer escaparate esto es tremendo pero a la vez te hace pensar que somos diferentes tenemos distintos gustos sí yo creo que harías muy bien en plantear el día de las personas yo también firmo

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué razón que tienes Coco con el tema de las rebajas. En realidad a mí me pasa cada vez que voy de shopping (porque yo no voy de tiendas yo voy de shopping ya me conoces jajaja) y tengo que ir tapándome los ojitos de vez en cuando porque me lo quiero llevar todo. Si es que no entiendo porque no soy rica, qué desaprovechada que estoy!! Genial,… vamos a ir recuperando firmas porque creo que conseguiríamos un número importante de adeptos 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: